• atomic32

El Futuro de la Banca Digital




El sector financiero es uno de los más avanzados en su proceso de transformación digital. Esto ha llevado a que, la mayoría de las transacciones rutinarias del día a día actualmente se realicen en el entorno digital, mientras que las sucursales se quedan relegadas a labores de consultoría, resolución de problemas y el servicio de atención al cliente más personalizado.


Las aplicaciones móviles de banca digital, pagos online o tecnología de pago instantáneo son algunas de las grandes innovaciones de las que todos hemos sido testigos, pero, ¿cuál es el futuro de la banca digital? Y ¿hacia dónde vamos?

Las tecnologías actuales en la banca digital, que incluyen inteligencia artificial, análisis de datos, software de gestión financiera personal, IoT, banca por voz, banca como servicio e innovación fintech, están convergiendo hacia un objetivo final: la banca invisible.


La banca invisible es donde los servicios bancarios están detrás de escena e integrados en las actividades cotidianas para que los clientes no se den cuenta de la presencia de un banco a lo largo del día. Esto quiere decir que el acceso a cuentas e información sobre finanzas personales se entremezclarán con datos sanitarios, tiempo de ocio, agenda semanal, entre otros más, por lo que estará más integrada en las actividades cotidianas. El origen del banco invisible está en la tecnología que en estos momentos se está gestando en los propios laboratorios de las entidades financieras. APIs, servicios basados ​​en la nube, inteligencia artificial y personalización masiva, son los elementos constitutivos de los cambios que vienen en un futuro. Estos cambios no sucederán de la noche a la mañana, pero sus inicios ya están comenzando a reflejarse en diferentes áreas, especialmente en las siguientes:


1. Internet of Things (IoT):


Los dispositivos portátiles parecen estar ganando terreno nuevamente y prometen hacer que la banca y el movimiento de dinero sean más fluidos. Un claro ejemplo de esto es Amazon, que está desarrollando su propia versión de anteojos habilitados para acceder a Alexa, junto con un anillo que hace lo mismo.

Además, para 2025, se espera que los pagos se alejen por completo de las tarjetas y los teléfonos para llevarse a cabo a través de dispositivos portátiles y biométricos.

Un caso de este desarrollo tecnológico se muestra con la compañía FINN-Banking of Things, que está trabajando en un software que permite que los dispositivos inteligentes realicen pagos autónomos en nombre del usuario, por ejemplo: la compañía busca diseñar un smartwatch que tenga habilitado un sistema de pago contactless sin necesidad de utilizar ningúna tarjeta, o habilitar un dispositivo similar en los autos desde los que se puede pagar peajes o gasolina.


2. Voice Banking:


Los pagos, transferencias, préstamos y otras actividades bancarias se realizarán cada vez más por medio de la voz, al hablar con asistentes virtuales como Siri y Alexa. Los proveedores de asistentes virtuales han comenzado a mostrar su voluntad de interoperar con las instituciones bancarias tradicionales. Por otro lado, a finales de diciembre del 2021, Amazon, Apple, Google y Zigbee Alliance formaron un grupo de trabajo para desarrollar un estándar abierto para dispositivos domésticos inteligentes que permitan realizar estas acciones.


La importancia de este tema radica en que, según el Informe ditrendia Mobile en España y en el Mundo (2020), el 70% de los consumidores reemplazará sus visitas a oficinas bancarias por sus asistentes de voz en los próximos tres años.


3. Financial Wellness:


Muchas aplicaciones de bienestar financiero muestran a las personas a dónde va su dinero gastado a través de diversos elementos gráficos, como los semáforos. Esto con la finalidad de que puedan ver dónde están gastando más, que podría ser por ejemplo en gastos hormiga como en cenas o en un café de Starbucks. Se estima que en cinco años, los bancos brindarán a los consumidores más consejos en el momento de realizar una operación financiera, sobre todo cosas como: qué mecanismo de pago usar, a quién pagar, cuándo hacer la acción, cómo dividir los pagos, entre otras sugerencias más. Esas pequeñas decisiones pueden sumarse al bienestar financiero. Algunos bancos, tales como U.S. Bank y Huntington Bank ya están experimentando con esto, por ejemplo, la asistente virtual Erica de Bank of America está comenzando con este tipo de asesoramiento. La idea general es evitar que los clientes tomen malas decisiones que no estén alineadas a sus objetivos financieros. Por otro lado, fintechs como Chime y MoneyLion ya promocionan la idea de que protegen a los consumidores de las tarifas bancarias (comisiones generadas por pagos tardíos).

4. Banking as a Service:


Los bancos están llegando a acuerdos con empresas para ofrecer banca como servicio, lo que puede permitir que terceros ofrezcan productos bancarios sin convertirse realmente en un banco, tales interacciones son el sello distintivo del futuro en el que la banca se integra en otras actividades. Por ejemplo, BBVA ha estado trabajando con minoristas para integrar sus servicios, como préstamos rápidos en línea; el banco podría ofrecer préstamos a corto plazo a través de tiendas de autoservicio. Esta interacción permite además de la diversificación de servicios, compartir riesgos.

En los próximos años, la banca se apoyará cada vez menos de la presencia física para dejar paso a un uso creciente de estos servicios a través de dispositivos electrónicos. A esta tendencia financiera se sumará una personalización cada vez mayor, la correcta gestión de datos y una fragmentación imparable ante la aparición de nuevas compañías que entrarán en el campo de la banca digital. Contáctanos y ponte en las manos de los expertos que te ayudarán a analizar el estado actual de tu tecnología y propondrán mejoras para ayudarte a alcanzar tus metas de negocio. Estamos listos para ayudarte, contáctanos con el siguiente teléfono: +52 55 5559 0090, o por correo electrónico: contacto@atomic32.com

Equipo Editorial,

Atomic32.



Referencias:

Entradas Recientes

Ver todo

La web 3.0