• Atomic32

4 tips para elegir tus prácticas profesionales

Autor: Eduardo D.



Tu vida estará rodeada de distintas decisiones que tendrás que tomar día tras día (algunas más importantes que otras), pero la suma de todas ellas te llevarán (o no) al punto a donde realmente quieres llegar.


Toma un minuto mientras lees este artículo y ponte a pensar: ¿qué decisión puede cambiar el rumbo de mi vida profesional, estando en la universidad?

Si no te viene nada a la mente, yo te puedo compartir un gran consejo que estoy 100% seguro te dará un resultado positivo; no solo en el presente, sino que impactará directamente en tu futuro:



Elige una práctica profesional que te emocione, te rete y apasione.


Cuando somos niños, son nuestros padres, abuelos, hermanos o maestros quienes toman las decisiones por nosotros pensando que serán las mejores. Conforme vamos creciendo, nos volvemos más independientes y vamos asumiendo más responsabilidad: sin que te des cuenta que todo lo que hagas y decidas recaerá directamente en tu futuro.



¿Pero qué tiene que ver todo esto con el título de este artículo?


Te voy a contar mi historia (que seguramente es la de de muchos otros), ya que en los años que me he dedicado al reclutamiento profesional he entrevistado a más de 4,000 personas de todas las edades, niveles socioeconómicos, religiones, universidades... y todos me han ayudado a confirmado lo que te voy a platicar.





Cuando estás en la última etapa de la universidad, llega el momento de hacer tus prácticas profesionales y por lo general te encuentras con estos dos caminos: Camino 1: Encuentras una empresa que no conoces muy bien o ni siquiera te gusta, pero te queda muy cerca de la escuela o de tu casa. Tal vez hay un amigo que está ahí haciendo sus prácticas y aunque no tiene mucho que ver con lo que te interesa, es mejor estar con alguien que te cae bien que aburrirte todo el día, también puede ser una empresa donde hagas lo mínimo y de todos modos te firmarán tus prácticas, por lo que parece un camino fácil y bastante atractivo.


Este escenario es sencillo y obtendrás las firmas para completar tu práctica, lo cual es perfectamente válido. Estoy seguro de que aprenderás algo positivo, finalmente todas las prácticas profesionales son enriquecedoras.





Camino 2: Tómate un tiempo razonable para pensar cuáles son tus intereses de trabajo y si van de acuerdo a tus aptitudes y metas: ¿En qué empresa te gustaría comenzar? ¿Preferirías emprender?


Después de esto, revisa las páginas web de varias empresas que te gusten, investiga qué requisitos tienen y aplica a ellas. Probablemente no sea tan fácil entrar y quedes fuera de algunas, pero debes ser perseverante (es un gran hábito), tu esfuerzo valdrá la pena.


Si tomas este segundo camino estoy casi seguro que enfrentarás retos, miedos y sacrificios: te darás cuenta de que comienza una etapa de mucho aprendizaje, donde debes absorber todo el conocimiento que te sea posible. Lo que aprendiste en la universidad solamente será una base que te ayudará a iniciar este proceso, pero sin duda viene un largo camino por recorrer.


En esos meses madurarás, le darás un nuevo valor al tiempo y dinero (principalmente), si tienes una actitud positiva y buen desempeño, es probable que consigas tu primer empleo.


Nadie te obliga a hacerlo, pero es uno de los mejores consejos que podría darte.

La gran mayoría de las personas exitosas (no necesariamente hablo de éxito económico) que he conocido tomaron la segunda opción.


Vivimos en un mundo muy competitivo, adelántate a los demás.



Conoce 4 tips para elegir una buena práctica profesional:





1) Haz una lista de 5 empresas en las que te gustaría trabajar (sé ambicioso pero también realista), intenta contactar al equipo de Recursos Humanos de estas empresas, investiga cuáles son los requisitos para entrar y usa los medios digitales para ponerte en contacto con alguno miembro de su equipo (te recomiendo LinkedIn). 2) Investiga en internet (páginas serias) cómo se tiene que armar un buen CV: un reclutador puede descartar un CV en tan solo 5 segundos con sólo mirarlo.


3) Cuando consigas tu primera entrevista asegúrate de investigar a la empresa, qué hacen, cómo desarrollan sus proyectos, productos (los reclutadores tomamos muy en cuenta ese interés e investigación previa). También toma en cuenta si los valores, cultura y estilo de la empresa coinciden con tus intereses: ¿Te sentirías más cómodo en una start up o en un corporativo? ¿El código de vestimenta es riguroso o relajado? Todo esto puede tener un impacto en tu desempeño día a día.


4) La primera impresión es importante: toma en cuenta tu presentación personal y demuestra seguridad al hablar durante la entrevista.


Bonus: Recuerda que una buena actitud siempre te ayudará.