• atomiclabs

El secreto detrás de un gran producto

Autor: Gerardo A.



¿Te ha pasado que utilizas un producto y no puedes dejar de pensar frases como “no lo puedo creer, es justo lo que necesitaba... parece que lo hicieron pensando en mí… ¡POR FIN el universo escuchó mis penas!...” ¿Te ha pasado? Apuesto que no son más de tres de veces… ¿una vez, si acaso? Si sí, recuerdas perfectamente el producto, su nombre, sus colores, cómo te enteraste de su existencia, tu sensación al utilizarlo la primera vez. En una palabra, fue memorable.

Sin embargo, lo más probable es que no te haya pasado nunca. Y eso es triste, muy triste.

El antídoto para curar este mal y evitar que los productos y servicios que ofreces caigan en la inmensa mayoría de los “olvidables” se llama empatía: impersionar al usuario final del producto o servicio y diseñar la solución desde su consciente e inconsciente (como si tú fueras él o ella).



Tú, viviendo desde los zapatos de tu cliente. Debemos vivir su problema, sufrir su frustración, gozar su sorpresa al descubrir nuestro producto, disfrutar su satisfacción al tener en sus manos la respuesta a sus peticiones hasta entonces ignoradas por el universo.

Usurpa su identidad, carga sus penas, aguanta sus dolores. No tengas miedo de dejar de ser tú para crear algo ÚTIL y MEMORABLE.

La empatía con la persona que vivirá la solución que estás diseñando aplica para todos los ambientes de la vida, no solamente en la creación de tecnología. Por ejemplo, un ingeniero que rediseña una línea de producción en una fábrica desde la perspectiva de los trabajadores que la vivirán durante toda la jornada laboral, o un comerciante que decide el acomodo de su tienda pensando en lo que sus clientes buscan más. No importa qué metodología escojas para lograr entender a tu usuario o cliente, siempre recuerda que a veces el usuario no sabe cómo resolver su problema. Inclusive a veces no sabe que tiene un problema, por lo que solamente hacerle preguntas no bastará y deberás aprender a leer emociones, reacciones, gestos e implicaciones no evidentes.

Y tú, ¿te atreves a impresionar a tu usuario?



4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo