top of page
  • Foto del escritoratomic32

Un viaje de creatividad y propósito

Autor: Pamela Olvera



“El primer recuerdo que tengo del mundo creativo es mi hermana disfrazándome de princesa para presentar una obra de teatro en la sala”…


Todos los recuerdos que tengo desde temprana edad vienen desde la curiosidad, que ahora entiendo es un punto clave para una mente creativa, por ejemplo: Me encantaba recolectar agua de lluvia y congelarla para ver qué había dentro, recoger diferentes formas de hojas de los árboles porque cada una tenía una forma distinta, preguntarme: ¿Porqué hay flores de diferentes colores? ¿Por qué las nubes tienen formas diferentes? Recuerdo obsesionarme con un libro llamado “Los porqués de la naturaleza” Con el paso del tiempo, percibes la vida de forma diferente, aprendes a expresar lo que sientes y piensas, ¿En qué eres bueno? ¿En qué podrías mejorar? Entonces tomando eso en cuenta podemos regresar el tiempo y recordar cómo elegí el camino de diseño. 


Para comenzar me gustaría platicar acerca de “otras opciones” que tenía en mente para poder desarrollarme profesionalmente, como: “Derecho” o “Gastronomía” (que por cierto, soy muy buena cocinando), pero el destino me llevó a rodearme de personas que tenían como yo pasión por crear más allá de seguir reglas ya implementadas por alguien más (spoiler alert: en diseño seguimos reglas, jaja), estás personas me inspiraron y me enseñaron lo que “Hace un diseñador en un día ordinario” y me enamoré, aunque pensándolo correctamente debería de haber dado la misma oportunidad a las otras dos carreras, pero “por algo pasan las cosas”.



Durante la carrera me dí cuenta que un diseñador gráfico no solo hace “dibujitos” va más allá, y me encantó para ser sincera, pero como mucho de nosotros con tantas áreas para desarrollarte no sabía por cual elegir, así que comencé a experimentar, pasé por editorial, packaging, POP, publicidad, eventos, etc. hasta que por casualidad del destino llegué a una casa productora donde siendo la única diseñadora comencé a entrar al mundo del diseño web, a aprender sobre HTML y CSS porque era lo que hacía “bonitos” los sitios, y tener ese conocimiento me llevó a mejorar también en el diseño de estos mismos, entonces tenía todo, sabía cómo diseñarlos y sabía cómo llevarlos a la realidad.


Conforme vas creciendo en tu vida y laboralmente, el plan va cambiando y tal vez te encuentras en un punto que no estaba dentro de tu plan, en mi caso, fue evolucionando del diseño web, al diseño de aplicaciones (UI) hasta experiencia de usuario (UX), actualmente me encuentro en una etapa laboral donde sigo creciendo, aprendiendo de nuevas tecnologías y tendencias.


Nunca dejas de aprender, y menos en el ámbito de tecnología donde debes estar constantemente actualizado. Y recordemos que siempre que algo te guste, no será trabajo, será realmente disfrutar de lo que te gusta.


Entradas Recientes

Ver todo

Bình luận


bottom of page